3 dic. 2015

Mi diciembre (sin ti)

Mi diciembre dice que te quiere aquí, que desde ayer trae frío para dos y que voy a morirme sin ti. Que si no es de tu cuerpo el calor, no me servirá el de ningún otro, ni este mes ni el siguiente. Le ha quitado horas a mis días, los tiñe de melancolía. Y ha empezado a gritarte en silencio por las noches con cada tic-tac del reloj, al que ayer le arranqué la pila para que no siguiera contando los minutos vacíos de ti en mi habitación. Viene con el aire triste porque ya no te despeina para mí, porque cuando mueve mi falda ya no me miras de reojo con esa sonrisa tan tuya que un día se guardó para sí. Amenaza con llover todo lo que yo me negué a llorarte ayer. Y vestirá las calles de blanco para tapar el negro de mis suspiros, de sus noches tan largas y del martirio de no tenerte. Ha decretado un toque de queda a mi corazón para que a partir de las siete, con cada latido, no susurre ya más la sinrazón por la que te fuiste. Ya no espera ansioso nuestra mañana de Navidad, pues ya no eres tú mi regalo en el árbol ni yo la razón de tu sonrisa abismal. Dice, además, que éste 31 acabará borracho, pero sin ganas de fiesta, con el maquillaje maltrecho tirado en cualquier callejón estrecho. Con el vestido descolocalo, un tacón roto, tu número borrado, la voz desafinada, el pelo alborotado, y un enero con el frío propio mi diciembre sin ti y de tu ausencia. 

29 nov. 2015

Miedo

"No es malo tener miedo, lo malo es dejar que el miedo te domine; porque entonces no tienes vida, solo miedo", fue una frase que escuché hace ya tiempo no sé ahora dónde y que me dejó pensando en el papel que el miedo juega en la vida de todos. Aunque es cierto que el miedo nos enseña a ser prudentes y andar con tiendo para no perder personas ni momentos y tampoco perdernos, no podemos convertirlo en el eje que sostiene nuestro mundo porque entonces pasa a ser su mundo, y tú, yo, solo una agente pasivo de nuestra propia historia. Un títere sin hilos movido por su sombra.

El miedo puede ser algo que nos frene, calle y paralice, pero también puede ser, siempre en la medida en que lo hagamos protagonista de nuestra vida, una llave que abra y el impulso que nos falta para ser valientes, correr y romper cadenas ya oxidadas. Es, si lo hacemos bien, el actor secundario de una obra con una sola escena y un par de frases o la música de fondo de la que nunca nos aprendemos la letra. Es una puerta giratoria, que en el sentido en el que gire no depende de nadie, sino de nosotros mismos

25 nov. 2015

En nombre del amor (por si no había quedado claro)

En nombre del amor, matamos.
Por más tiempo, dinero o poder.
Queriendo o sin querer.

En nombre del amor, te amo.
Me quedo en tus ojos.
Me pierdo en tus manos.

En nombre del amor, matamos.
Sin razón, por un Dios.
Porque decís que no hay dos.

En nombre del amor, te amo.
Por un te quiero eterno.
Por un beso desenfrenado.

En nombre del amor, matamos.
Protegidos tras banderas.
Empuñando símbolos y creencias.

En nombre del amor, te amo. 
Me anclo a tus caderas.
Me aprendo el sabor de tus labios.

En nombre del amor, matamos.
Confiamos la paz a la guerra.
Nos atacamos sin tregua.

En nombre de amor, te amo.
Por tu sonrisa ardiente.
Por tus brazos calientes.

En nombre del amor, matamos.
Le ponemos precio a la vida.
La etiquetamos  según la geografía.

En nombre del amor, te amo.
Me enredo en tu abrazo.
Me quedo siempre a tu lado.

Iba a intentar no meterme en política aquí y reservar eso para mi facebook personal, pero con todo el revuelo que se ha levantado éstas últimas semanas desde los atentados en París, no podía ser de otra manera. Las palabras salieron solas, así de ésta forma. Espero que se entienda el mensaje. He aquí pues mi pequeño granito de arena para decir NO a la guerra.

22 nov. 2015

Por partes

A los ojos miran el valiente y la decidida. El que la quiere besar y la que lo desea fervientemente. A los ojos miran el desesperado y la que ya lleva esperando. El curioso, la interrogante y el apasionado.

Con caricias dice la que no le gusta hablar y habla el tímido en la oscuridad. Con caricias se cuentan el día los amantes por las noches. Con caricias se ablandan el uno al otro y aprenden a quererse aún más. Con caricias ella traza el mapa y él aprende a caminar.

A besos la duerme él y a besos lo despierta ella. A besos se come el mundo el hambriento. A besos se conquistan durante mil y una noches. A besos sueñan la vida los ingenuos. A besos nos comemos el uno al otro, nos comemos a besos.


18 nov. 2015

Una de besos, y de ti

Vamos a escribir una historia de besos. Con los que nos dimos, con los que no y con los que aún podemos darnos. Algunos de amargas despedidas y otros de esperados y desesperados reencuentros en una estación de tren o en el aeropuerto, en cualquier calle o callejuela ajenos a miradas indiscretas. Empapados bajo la lluvia, ardiendo bajo el radiante sol de agosto o enredados entre las sábanas de mi cama. Besos que nos damos en todo momento y besos que solo se nos permiten con la luz apagada, para leernos en braile. Uno, dos o tres, en las mejillas, la frente, la boca o el alma mismo, aquí o allá mientras sea en tus labios qué más da. Besos de película y de cuento infantil. Ansiosos, anhelantes, de pasión, entre lágrimas o sonoras carcajadas. Besos que lo dicen todo y otros que hace tiempo quedaron mudos. Besos para desayunar, para comer y, dejando a un lado las recomendaciones, también para cenar. Besos de todo tipo, tuyos.

16 nov. 2015

Personas, todos


Como una "lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación" define la RAE la guerra. Con poco más de una línea se ha decidido definir algo que esconde bajo su superficie una complejidad tal como la que guarda en sí el propio ser humano.  En una cuantas palabras han quedado reflejados el llanto de una madre, el miedo de un soldado, la espera de una novia, la resignación de un pueblo. Menos de un minuto se necesita para "entender" lo que a muchos lleva una vida comprender, aceptar, superar.

Más allá de las fronteras, las armas, las trincheras y más allá de una bandera, un idioma, una moneda. Personas. Detrás de un impoluto uniforme, de unas lustrosas botas y de una brillante insignia. Personas. Ni vencedores ni vencidos, sino culpables y víctimas, verdugos y sentenciados, jueces y juzgados. Todos.

Una guerra es, esquivando fechas y lugares, la más vil de las mentiras y la verdad más absoluta. Es miedo, valor, odio, amor, rencor, pasión, risas, lágrimas, despedidas, reencuentros, confusión, contradicción, injusticia, grandeza, pérdida, justicia, sangre, muerte... Es muerte para no morir. Personas.

11 nov. 2015

Ahora, ya nunca

Ahora que ya no duermo de noche y voy del revés todo el día, te sueño despierta en alguna de esas horas perdidas. A solas con los segundos, que los minutos me dicen que los consumimos enteros entre el champán y la luz de las velas aquella tarde de primavera. Ahora que ya no pronuncio tu nombre con nadie por miedo a que, con él, te lleves todas mis vidas. Las siete que le robé ayer al gato de la vecina y otras tantas que ya tenía. Ahora que ya nadie me trae el desayuno a la cama, ésta reclama el olor a café recién hecho, y el tuyo. Ha tomado la voz y la palabra, la de Blas de Otero y la que a mí me falta. Ahora que ya no son de dos los gemidos contra la almohada, he decidido dejar de usarla. Prefiero mil dolores de cabeza a que me susurre cada noche la melodía de tus orgasmos. Ahora que por tu culpa, o la mía, me tengo en custodia compartida ya no sé si te quiero de lunes a jueves o de viernes a domingo. Mi abogado dice que lo mejor es que te quedes conmigo. Ahora que ninguna mesa es para dos, yo la preparo para unos trece. Prefiero cenar con el número de la mala suerte a la mala suerte de no tenerte. Ahora que ya no son nuestros los domingos, sino míos, ya no necesito más sábados por la noche. Quiero un lunes eterno, primero el pie izquierdo, llegar tarde al trabajo, la mala cara de mi jefe, que un café no sea suficiente y que me falte el tiempo para no sentirte ausente. Ahora que tus fotos ya no visten mis paredes, pienso poner en práctica esa empatía que siempre me pedías y desvestirme de ti con ellas. En verano para deshacerme de tu calor y en invierno para acordarme de que, si no es el tuyo, ya no quiero ninguno. Ahora que ya no es tu voz la que me hace de guía, no me queda otra que terminar siendo la guía turística de mi vida. Primero por la ruinas que dejaste atrás y más tarde, con suerte, por la reconstrucción de una nueva ciudad. Tantos "ahora" que eran antes, y ya no. Ahora... ya nunca.

8 nov. 2015

Cuestión de confianza

¡Que no me la creo! No me creo a la gente que dice que no confía y es que tú, yo, todos y cada uno de nosotros está hecho para confiar. Confiamos en que abriremos los ojos cada mañana, en que tendremos un día más, otra oportunidad. Confiamos en que, al abrirlos, todo estará justo como lo dejamos porque de lo contrario no lo volveríamos a hacer, no los volveríamos a abrir o quizás no los cerraríamos jamás. Confiamos en que el tic-tac del reloj continúe su incesante carrera con el tiempo que nosotros mismos inventamos, para así centrarnos en los segundos y que la vida pese menos porque le tenemos miedo. Confiamos en que tendremos tiempo para hacer eso que nunca hacemos, eso que siempre posponemos para después. Las duras conversaciones, las caricias, los difíciles perdones, todas las buenas acciones, nosotros. Confiamos en que habrán siempre unos brazos calientes que perdonen nuestras meteduras de pata, nuestras mentiras y nuestras idas de olla, nuestra locura. Confiamos, y lo sé porque nos callamos demasiadas cosas, guardamos grandes sentimientos, no abrazamos lo suficiente y nos miramos demasiado poco y de reojo, damos la espalda, contamos los años y no las experiencias. No vivimos, soñamos con vivir. Confiamos en el para siempre, cuando sabemos que es para solo un rato.

4 nov. 2015

A propósito del tiempo

Olvidémonos del tiempo, del que pasamos juntos y del que no, del que no pudimos y también del que no quisimos. Olvidémonos de ayer, de hoy y, si nos dejan, de mañana, que el calendario nos tiene esclavos. Olvidémonos del tiempo y bailemos sin música, soñemos despiertos, comamos por gula y no por hambre, busquemos lujuria en otros cuerpos y en el nuestro, borremos cuando toque y grabemos a fuego cuando no, caminemos bajo la lluvia y refugiémonos cuando salga el sol, riamos sin motivo y lloremos que dicen que es sano, gritemos y guardemos silencio cuando más tengamos que decir, miremos a los ojos, la boca y más adentro. Olvidémonos del tiempo porque sí, para no pensar y soñar más, para vivir lento, pero sin parar ni mirar atrás. Olvidémonos del tiempo y enamorémonos una, dos y tres veces, del que no nos conviene, del que sí y del que no nos quiere también. Olvidémonos del qué dirán, del saber estar, de lo que sí se puede y de lo que no porque no está bien, que nuestra piel decida con quien sí y con quien no, con quien nunca, para un rato o para siempre. Olvidémonos, sin olvidarnos de nada, y vivamos no como si fuera el último sino el primero. Olvidémonos del tiempo que no es cosa del mundo ni su reloj, sino nuestra.


En ésta entrada voy a dedicar un par de líneas a una persona para la que ya se me han quedado pequeñas las palabras. Ella lo sabe. Gracias por ser ese trocito de mí que más me gusta, por tu ayuda y apoyo, por existir y estar aquí.

Espero que os guste tanto o más que el anterior. Un beso!

2 nov. 2015

En condicional

Ayer, después de todo, decidí que me perdería en tus ojos. Que recorrería tu cuerpo como el pirata que busca su tesoro, pero sin mapa. Que caminaría descalza por tu espalda hasta llegar a la cima de tu cuello y desde allí me dejaría caer mientras te susurro al oído. Que tus labios serían, de ahora en adelante, mi montaña rusa favorita y que en ellos volvería a ser una niña. Que tus manos se transformarían en mi base en la Tierra a la que volver cuando saltaran los plomos de mi nave. Que te convertirías en el cuaderno donde apuntar todas las batallas perdidas. Que serías esa bocanada de aire fresco cuando nos abandonáramos a las profundidades. Que serías también ventanas cuando se cerraran todas las puertas. Que entre tus brazos estaría mi lugar en el mundo. Y que al final, cuando todo acabara, serías mi trágica historia de encontrar al amor de tu vida en la persona equivocada.


Espero que os guste la primera entrada, nos vemos en la próxima! Un beso.






Bienvenidos!

Bienvenidos a mi rinconcito en la web! 
Siempre me ha gustado escribir, es entre los papeles y con un bolígrafo en los dedos donde mejor me encuentro, donde soy más yo. Hasta hoy lo he hecho a nivel personal, pero he decidido dar un paso más y compartir ese trocito de mí desde aquí. Espero que os guste y disfrutéis de las lecturas. 

Un beso! Y gracias a todos aquellos que queráis ser participes de éste proyecto.