Bienvenidos

Me he pasado una cantidad ingente de tiempo en mi escritorio, sentada en una incómoda silla y mirando a una hoja en blanco a la espera de que Dunya despertara. Pero lo bueno se hace esperar, dicen.

Hace a penas un año que me muevo entre los folios, que me refugio en las palabras. Y no voy a decir el motivo porque no lo sé, o quizás sí, pero me de miedo (quien me conozca tal vez lo sepa). Así que finjamos.

Para atrapar los sueños en unas cuantas líneas en consonancia, para sacarle la lengua a los miedos, pero desde lejos, para encontrarme y ser más yo, para caminar, para escribir y describir lo que no vemos, para volar desde debajo de las sábanas de mi cama, para amar y ¿porqué no?, porque sí. Para compartir ese trocito de mí con el que mejor me llevo.

Un hueco en el que espero disfrutéis, desconectéis del resto y conectéis con vosotros mismos. Ojalá. 

Que os guste y os quedéis. ¡Un beso!


          Dunya. Y yo.

6 comentarios:

  1. A mí ya me tienes cautivada y estoy segura de que me tendrás por aquí durante mucho tiempo siempre que éste me lo permita. Gracias por la bienvenida :3

    ResponderEliminar
  2. Gracias otra vez, una y mil veces, por participar tan activamente. De nuevo, ¡bienvenida! ¡¡Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  3. Mucha suerte amiga, con tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Veo que lo has encontrado. ¡¡Muchas gracias!!
    Un saludo grande :)

    ResponderEliminar